cano-cristales-colombia

Caño Cristales es un río de Colombia, conocido como “El río más hermoso del mundo”, aunque también recibe otros nombres como “El río de los cinco colores” o “El arco iris que se derritió”. Este río tan especial tiene su ubicación en el Parque Nacional Natural Sierra de la Macarena, en el departamento de Meta. La zona está algo apartada, por lo que su acceso es algo difícil.

La época del año en la que el río muestra sus increíbles colores es realmente muy corta. Durante la mayoría del año el río aparece como un río cualquiera, con sus rocas cubiertas de musgo verde. Sólo durante unas cuantas semanas entre la estación húmeda y la estación cálida se dan las condiciones precisas para que suceda el fenómeno.

El color del río se crea a partir de las algas y el musgo que cubre las rocas. Cuando el nivel del agua está alto, durante la estación húmeda, no penetra suficiente luz a través del agua para producir el efecto. Durante la estación seca, el río no puede mantener con vida a ese tipo de organismos. Pero, como decimos, hay un momento entre las dos estaciones en que las algas y el musgo florecen, produciendo el maravilloso espectáculo de color por el que es conocido Caño Cristales. Ocurre en algún momento entre junio y noviembre.

Por su parte, el Parque Nacional en que se ubica el río ya constituye un espectáculo en sí mismo, acogiendo a jaguares, pumas, ciervos, 8 especies de monos, 550 especies de pájaros, 1200 especies de insectos, 100 especies de reptiles y 48 especies de orquídeas.

Para llegar hasta el río es necesario viajar hasta Villavicencio, que se encuentra a 2 horas de Bogotá. Desde Villavicencio se puede tomar un vuelo chárter hacia el Parque Nacional. Una vez allí, necesitaremos los servicios de un guía para encontrar el río, al que podemos llegar caminando o a caballo. No está permitido acampar ni cocinar en la zona; tanto el río como el parque están muy bien protegidos y cuidados.

cano-cristales

Caño Cristales tiene unos 100 km de longitud y unos 20 m de anchura. Fluye hacia el este, desembocando en el Río Guayabero. El viaje hacia el río constituye una inolvidable aventura, no sólo por ver los colores, sino también por sus formaciones rocosas, que tienen más de un millón de años.

¿Qué opinas? ¿Merece la pena visitar esta maravilla creada por la naturaleza? Consulta los muchos y variados planes existentes para visitar Caño Cristales.